> Río Vivo

sábado, 12 de agosto de 2017

Las playas olvidadas del Guadalquivir



Hace unos años me pregunté el motivo por el cuál existían unas alamedas a lo largo de varias décadas (sino siglos) aguas arriba del Puente Romano en la orilla izquierda. Varios grabados y cuadros daban testimonio de las mismas. Hoy creo tener la respuesta, eran zonas de baño reguladas y "acondicionadas". Si en la década de los 60 "Torrepelote" se diseñó al estilo de las playa marítimas: arena y sin árboles, lo habitual es que las zonas de baño de interior en nuestras latitudes estuvieran sombreadas por árboles que protegieran a los bañistas de un sol ardiente.

Reproduzco a continuación dos textos que hacen referencia a los baños en el tramo urbano del Guadalquivir.

1750

Don Francisco de Solis Folsch de Cardona Gante Belvis Rodriguez de las Barillas por la gracia de Dios y de la Sede Apostólica, Arzobispo, Obispo de Cordova, del Consejo de su majesta,
Nos obliga nuestro Pastoral ministerio a precaver, y apartar de este nuestro Pueblo amado, todo lo que pueda serviele de ruina....""y perniciosos escandalos, que han experimentadose con motivo de baños, y concurrencia de personas de ambos sexos en el Río Guadalquivir, hemos solicitado manifestar...""... y renovar el antiguo señalamiento de sitios, y que se distingan con señales, destinando para baño de solas mugeres el de la Alameda, Pedregal de la Azua, frente de las Pelambre, y orilla, que sigue, y llaman Ceniceros hasta el Puente, y el Arenal. En cuya consideracion mandamos en virtud de santa obediencia, y pena de Excomunion mayor...""...se observe, y guarde el expresado señalamiento, y separación de sitios. Y que desde la Campana de la Oracion por la noche, hasta el amanecer del día siguiente, no pueda haver en ellos, ni en el agua hombre alguno de cualquier estado, calidad, ò condicion, que sea. Pero en el dicho sitio del Pedregal hasta el Puente, en que han acostumbrado bañarse hombres, y hay razon especial, podrán bañarse estos, con que hayan retiradose, y desocupado el sitio antes de las ocho de la noche; desde esa hora en adelante, y no de otro modo podrán ocuparse, y bañarse allí Mujeres. Y desde entonce en este dicho sitio, y desde la hora ya espresada de la Oracion en los demás, que van señalados no puede haver en ellos hombre alguno con ningun pretexto sea el que fuese, ... ni razon, y mucho menos disfrazado con trage de muger, y yendole nadando a ellos...""Que á las horas, y en los sitios, en que han de bañarse los hombres, no puedan estar en el Río á la orilla, ni á la vista por motivo alguno las Mugeres. Ni se sienten, ni esten de otro modo hombres en los embarcaderos y sitios desde la Torrecilla, y Cruz contiguas hasta el Río, ni desde la Cruz de la Obra nueva hasta la Puerta de Hierro y sus cercanisas, para excusar el riesgo, que puede haver en los imprudentes de hablar, y excederse con las Mugeres, que passan al baño..."

Nótese el machismo que tuvo como consecuencia de que las mujeres tuvieran que bañarse por la noche, sin posibilidades de auxilio ante un eventual accidente.

La alameda (puede ser la Alameda del Corregidor, lo que hoy es la orilla derecha de los Sotos de la Albolafia), el Pedregal de la Azua (orilla izquierda aguas abajo del puente del Arenal, Paco Castro, cecino de siempre del Campo de la Verdad, señalaba allí una zona de baño, en el lugar conocido como el Soto de la Rinconada), frente de las Pelambre (el embarcadero construido en este siglo que hay en el Parque de Miraflores) y Ceniceros (donde está los juegos infantiles en Miraflores).


12 de Julio de 1820

ALCADÍA CONSTITUCIONAL DE CORDOBA.

Llegada la época en que deben abrirse al público los baños establecidos en la Ribera del Guadalquivir, y deseoso de evitar todo género de abusos que afecten en lo más leve á la moralidad y el buen órden que exije la cultura de nuestra poblacion, he resuelto se observen las siguientes prevenciones:

1ª La apertura de los baños tendrá efecto el 16 del corriente, quedando en libertad las personas que hayan de usarlos de elegir para ello cualquiera de los grupos situados á derecha é izquierda del rio.

2ª Cada uno de estos grupos se dividirá en dos departamentos, destinados el uno para los hombres y el otro para las señoras, sin que en ningun caso pueda éstas ni aquellos ocupar localidades de otra seccion que la que marque el cartel con que han de distinguirse.

3ª No se permitirá, ni aun á título de matrimonio, bañarse en una misma casilla á personas de distinto sexo, exceptuándose únicamente de esta prohibicion los niños menores de siete años de edad.

4ª La desnudéz en público queda tambien prohibida por regla general en todo el espacio comprendido desde las peñas de San Julian hasta los molinos situados por bajo del Puente. Desde el toque de oraciones, y no antes, podrán salir á bañarse fuera de las casillas las personas que gusten hacerlo hacerlo, pero á condicion de que vayan cubiertas con calzoncillos y no traspasen la línea del departamento que les está señalado.

5ª Los niños menores de doce años no serán admitidos en los baños á no ser de ir acompañados de una persona que cuide de ellos y evite cualquier imprudenia que pueda originar alguna desgracia. Los acogidos en establecimientos de Beneficiencia deberán además presentar las licencias de sus superiores.

6ª El contratista de los baños y sus dependencias evitarán con el mayor esmero toda clase de juegos, alborotos ó demostraciones ocasionadas á disustos entre la concurrencia ó que ofendieran á la moral pública, impetrando en caso necesario para hacerse respetar el auxilio de los agentes municipales.

El mismo empresario tendrá dispuestos durante la temporada de baños y á las órdenes de la autoridad, dos buzos y el número de barcos que se necesiten para socorrer en cualquier desgracia á las personas que demanden sus auxilios.

No son pues ni los árboles, ni los ecologistas, ni tan siquiera el Ayuntamiento los responsables de que hoy no tengamos una zona de baño en el Guadalquivir el haber convertido nuestros arroyos y ríos en auténticos vertederos, en un proceso de desecación y contaminación que no ha sabido ni queriido poner fin y revertir las distintas administraciones.

Desgraciadamente en toda la provincia de Córdoba no hay ni una sola zona de baño interior que cumpla los requisitos que marca la Unión Europea respecto a la calidad de las aguas. Por ello, se me revuelve las tripas cuando algunos dirigentes pierden el culo con el proyecto de "Lago de aguas cristalinas", que nunca será porque donde plantean que se haga no puede hacerse (por otra parte me da en la nariz que este boom de "Crystal lagoons" va a acabar como las granjas de avestruces) y olvidamos el cuidado del día a día de nuestro río, de nuestros ríos y arroyos, muchos de los cuales, como nuestro arroyo Pedroche o el río Guadiato, fueron en el pasado corrientes de aguas limpias y excelentes lugares de baño.






domingo, 6 de agosto de 2017

Aquí no hay playa




Cada país, cada ciudad, cada pueblo tiene su propio mito, su pequeña utopía. Un algo que solo pronunciarlo levanta pasiones. En Córdoba es la PLAYA. Una playa en Córdoba... es lo que falta a nuestra ciudad; bueno, y a Jaén, a Sevilla, a Ciudad Real, a Badajoz, incluso al mismísimo Madrid.

Como todo mito tiene su hecho fundante, la playa de Córdoba, Torrepelote, que estuvo funcionando entre de 1957 y 1975, que fue clausurada por la contaminación. No fue una playa gratuita, para disfrutarla había que pagar 5 pesetas, lo que costaba una telera o una cerveza.

Este es el motivo por el que el anuncio de la construcción de una playa urbana en Córdoba ha desatado la pasión en unos y el escepticismo en otros. Por ello, conviene tomar distancia e intentar analizar la propuesta.

- Primero hay que saber que se trata de un lago artificial o una piscina naturalizada. Una excavación en el terreno que se impermeabiliza con lonas y se cierra con hormigón. Destaca por su gran tamaño 30.000 m2, es decir tres campos de fútbol, aunque hay que aclarar si es el tamaño de la cubeta del lago o se incluye en dicho tamaño las orillas. Como toda piscina necesita un mantenimiento para que las aguas estén limpias y aptas para el baño. La empresa Crystal Lagoons, que vende este producto, asegura que usa una tecnología (oxigenación a presión) que implica un uso de productos químicos 100 veces menor que las piscinas convencionales y aseguran que el consumo de agua es un 50% menor que un área verde del mismo tamaño. Con todo lo ideal sería traducir a euros el coste de mantenimiento de este tipo de piscinas.

- ¿Hay experiencias similares en otros lugares?. Sí, sobre todo ligados a complejos residenciales turísticos (resorts) como el de San Alfonso del Mar en Chile. En España se está desarrollando un proyecto similar aunque de mucha menor envergadura en Casares (Málaga), un resort con un lago artificial de 1,5 ha.

- ¿Dónde se va a construir? Los que han lanzado la noticia a la prensa no detallan la ubicación. Hablan de las orillas del río. Desde luego si yo fuera inversor descartaría lugares como la Barca o el Arenal, una crecida del río como la del 2010 mandaría el proyecto a la mierda.

- Lo que más me llama la atención es que se señala que el acceso a este magnífico lago sería gratuito para la ciudadanía cordobesa, y lo que me escama es que quienes lo proponen no es ninguna ONG de solidaridad con los afectad@s por el verano cordobés. Una oferta de este tipo tiene asegurado un overbooking durante toda la temporada. El lago artificial de Solanas en Uruguay tiene un aforo de 1500 personas diarias, el Fontanar en sus mejores tiempos 4.000.

- Lo importante es leer la letra pequeña del proyecto, a cambio de qué se va a construir este lago artificial tan chulo, ¿se trata de una inversión o un timo?, vamos de un pelotazo urbanístico. Imprescindible determinar los costes de mantenimiento que incluye: limpieza, cuidado de las orillas, vigilancia, control de acceso, mantenimiento de la calidad del agua, servicio de socorrismo, etc,. Conviene saber quién va a asumir tales gastos.

Desde luego que en Córdoba hace falta lugares de baño a un precio asequible y una mínima calidad. Cubrir esa necesidad debe de ser una prioridad de cualquier gobierno municipal. Cómo cubrirla si es a través de Crystal Lagoons o Piscinas Carrión, dependerá de las bondades y precio del producto ofertado.

domingo, 30 de julio de 2017

Vertido de Alperujo (III). La falta de información




Ecologistas en Acción considera insuficiente y poco rigurosa la información que la Junta de Andalucía, Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la empresa Oléica El Tejar ha trasladado a la opinión pública.

En primer lugar señalando que el orujo o alpeorujo no se trata de una sustancia tóxica olvidando que debido al alto contenido en este residuo de ácidos grasos y fenoles, sustancias que tienen capacidad para causar la muerte a plantas y a pequeños organismos. Por lo que el daño causado al tramo afectado es mayor que el manifestado por el Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio que lo limita a la mortalidad de los peces. Creemos que la base del ecosistema fluvial: plantas acuáticas, pequeños invertebrados, etc. se ha visto afectada tanto por la falta de oxigeno disuelto como por la toxicidad del alpeorujo. En este sentido nos preguntamos si la Junta de Andalucía o la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir han realizado un análisis de los invertebrados, macrófitos y del fitoplacton fluvial, y cuáles han sido los resultados.

En cuanto a la mortalidad de peces el Consejero de Medio Ambiente ha señalado que se ha producido sobre todo entre las especies exóticas invasoras, obviando que el reducido número de especies autóctonas en las aguas del Guadalquivir es consecuencia de las graves alteraciones que sufre nuestro río por las políticas de regulación del caudal así como de la contaminación difusa. Tampoco señala la administración autonómica que uno de los peces autóctonos afectados, la boga, está en alarmante regresión, situación por la cual está recogida en el Anejo II de la Directiva europea de Hábitat: "especies animales y vegetales de interés comunitario para cuya conservación es necesario designar zonas de especial conservación". En este sentido, Ecologistas en Acción, considera un grave olvido que no se haya puesto de manifiesto que el vertido de alpeorujo ha afectado a un tramo significativo de una Zona de Especial Conservación "Río Guadalquivir, tramo medio" declarado en 2015. Ecologistas en Acción propone como medida compensatoria para recuperar las poblaciones de bogas que hayan sobrevivido al vertido la de facilitar su migración entre el Guadalquivir y los arroyos donde se reproduce (Guadalbarbo, Rabanales, Guadarromán, etc.), mediante la eliminación de barreras existentes entre el Guadalquivir y estos arroyos, recuperando a su vez sus tramos bajos.

Por último, señalar que es necesario aclarar cuándo y qué duración tuvo el vertido de alpeorujo y cuál fue el motivo por el que durante el periodo que se produce el mismo la empresa no realizó labores de contención ni comunica el accidente a la administración. Ecologistas en Acción se pregunta él motivo por el cuál cuando se concede en 2011 la Autorización Ambiental Unificada no se establecen medidas preventivas que eviten el vertido de los residuos al río en caso de un eventual accidente.










viernes, 7 de julio de 2017

Vertido de alperujo (II). Los efectos de la contaminación



En la anterior entrada abordamos cuándo, dónde y cómo se produjo el vertido y las actuaciones de la empresa y administraciones una vez que éste ocurrió. En esta vamos a señalar cuál es el potencial contaminante del alperujo, cuántos kilómetros de río se vieron afectados y los efectos posibles y percibidos en el ecosistema fluvial. En una próxima entrada señalaremos qué responsabilidades tiene la administración autonómica en materia de vigilancia de este tipo de actividades y la valoración que se hace de esta labor.

A través de los medios de comunicación los responsables de las administraciones insisten que el alpeorujo no es tóxico y que su único problema es su alto contenido de materia orgánica que reduce fuertemente el oxígeno del agua. Esto no es cierto, el alpeorujo es tóxico para determinados seres vivos, como veremos a continuación.

El artículo que tomamos como base para indicar cuáles son los efectos sobre el medio ambiente del alpeorujo es "Biorremediación del alpeorujo: estudio de lamicrobiota asociada y producción de expolisacáridos jamilano" de José Antonio Morillo Pérez (2007). Este resumen de la Tesis Doctoral señala que  "Dada la reciente aparición del alpeorujo en relación al alpechín, la mayor parte de los trabajos científicos publicados sobre los efectos ambientales de estos residuos tratan los problemas relacionados con el alpechín...", "la información vertida por éstos es crucial para abordar el problema del alpeorujo ya que como sabemos, el origen de ambos residuos es idéntico y por tanto existen muchas similitudes en su composición, especialmente en la gran cantidad orgánica que representan así como en la presencia de sustancias con posibles efectos tóxicos sobre plantas y microorganismos como polifenoles y ácidos grasos" (pág. 22). Este artículo señala, entre otros los siguientes, efectos sobre el medio ambiente:
  • Actividad antimicrobiana. Aún estando diluido el alpechín debido a la presencia de fenoles y ácidos grasos tiene un efecto antibacteriano. Indicar, como es lógico, que no todos los fenoles tienen el mismo efecto ni inciden de igual manera en los diferentes organismos.
  • Actividad fitotóxica. "El alpechín inhibe la germinación de diferentes tipos de semillas así como el desarrollo prematuro en en diferentes especies vegetales...", "...la aplicación directa del alpechín sobre plantas provoca la abscisión de hojas y raíces.". Esta actividad "se atribuye al alto contenido fenólico y a algunos ácidos orgánicos como el ácido acético o el fórmico".
  • Eutrofización. "Un aumento de la biomasa de los microorganismos de un ecosistema acuático, además del consiguiente desequilibrio ecológico conlleva generalmente un aumento del requerimiento del oxígeno disuelto, circunstancia que puede desembocar en fenómenos de de anoxia...".
  • Efectos tóxicos en animales. "Se ha demostrado que una exposición a 40 mg/l de alpechín durante 15 minutos es suficiente para intoxicar severamente al pez de río Gambusia affinis y a un crustáceo Daphnia magna". En algunas zonas afectadas por el vertido no es exagerado señalar que hubo exposiciones durante horas a concentraciones de 138 mg/l de alpeorujo1.
  • Contaminación por metales pesados. "Un problema añadido a la aplicación directa de alpechín es ls solubilización de metales pesados previamente inmovilizados en el suelo, como por ejemplo el Cu y Zn. En este sentido, parece que el efecto causado sobre le pH del suele es el factor más importante. Además, a un pH determinado el alpechín puede provocar la movilización de metales pesados como Ni, Cd, Zn, Cu, Mn, Pb y Fe." (pág. 29).

En cuanto al tramo de río afectado, se viene señalando una longitud de 20 km, sin embargo esta distancia se refiere a la longitud de la mancha de alpeorujo, esta "lengua" ha ido afectado gravemente a la fauna y a la flora acuática de unos 80 km, en el espacio comprendido entre el pie de la presa de El Carpio y la desembocadura del río Guadiato.

Las consecuencias más visibles de esta contaminación ha sido la gran mortalidad provocada en los peces, Tragsa señala 6 Tm. Sin duda, la mortandad de peces tuvo que ser más elevada donde se produce el vertido y en el embalse de El Salto de Villafranca, las especies afectadas fueron principalmente el alburno, la carpa y el barbo. La prácticamente ausencia de otras especies autóctonas (bogas, cachos, colmillejas, calandinos, etc.) se explica porque su presencia actual en el Guadalquivir es testimonial, señal de que aún siendo éste el vertido más grave de las últimas décadas no es el principal problema de las aguas del Guadalquivir. La contaminación difusa de productos fitosanitarios y una regulación de la cuenca que olvida a nuestra ictiofauna son las causas principales de este deterioro. Lo mismo debemos de decir de los anfibios, estos no se han visto afectados porque no hay salvo la rana común y ésta en bajas densidades.

También la fauna de invertebrados se ha debido ver gravemente afectada, tanto por la falta de oxígeno como por los efectos tóxicos del alpeorujo. Muy probablemente ha desaparecido la práctica totalidad de ejemplares en muchos kilómetros de grupos de animales esenciales para la salud del río, como efémeras, tricópteros, libélulas, pequeños crustáceos, los escasos moluscos que sobrevivían. La recuperación de estos animales va da depender de la capacidad de colonización a partir de los tramos no afectados. Hemos percibir una notable disminución en el número de golondrinas, aviones, vencejos, diferentes especies de  murciélagos, y otros animales que se alimentan de los insectos que emergen de las aguas (efémeras y tricópteros) tan habituales durante el verano.
Especialmente habrá que estar pendientes de la única especie de libélula que se reproduce significativamente en este tramo del río, el Onychogomphus costae, un odonato escaso en su área de distribución que puede haber sido severamente afectado.

Más difícil nos resulta hacer una valoración del efecto sobre el fitoplacton y otras plantas acuáticas. Parece que se está produciendo un aumento de las algas de ambientes ricos en materia orgánica, en detrimento de otras especies.

Con todo es necesario realizar un estudio exhaustivo de la calidad de las aguas en relación que tenga en cuenta tanto parámetros físicos y químicos como en la presencia/ausencia de determinados organismos acuáticos, indicadores de la calidad de las aguas.

Como mucha gente nos pregunta por el martín pescador, la nutria, las garzas y otros animales emblemáticos de nuestro río. Hemos podido comprobar con satisfacción la presencia de todas las estas especies después del episodio de contaminación. Quedaría por estudiar con más detenimiento la presencia de estas especies en las zonas próximas al vertido.


En cuanto a la recuperación, nos gustaría ser optimistas, confiar en la capacidad de regeneración de la naturaleza. Pero como no es cuestión de fe ni de nuestros deseos, sólo nos queda hacer un seguimiento de la salud de nuestro río e impedir que se repitan daños como el causado.

Aquí están los datos, animo a discutirlos y sobre todo aportando estudios en los que se argumenta.

1 La densidad del alpeorujo es superior a la del agua, siendo prudentes y tomando como valor la del agua se vertieron 150.000.000.000 mg. Si el caudal del río fue de unos 30 m3/s y la mancha de contaminante tenía una extensión de 20 km y tardó 2 horas en pasar el volumen de agua afectado fue de 1.080.000.000 litros.

Eclosión de Ephoron virgo (2014) 
Efímera (2012)



Onychogomphus costae (2014)