> Río Vivo: Cuervos de noche

martes, 16 de febrero de 2010

Cuervos de noche


Con frecuencia estudiar la naturaleza requiere contar. Contar el número de patos que hay en una laguna, el número de cebas que recibe un polluelo, el número de cagarruteros de conejo en un tramo de río, e incluso las veces que copulan la lincesa Saliega y su pareja Jub; sesenta y cinco veces en cinco días... Sí, sí, eso se dijo en una rueda de prensa convocada por Fuensanta Coves. Desde luego que si fracasa el programa no será por falta de celo...

De vez en cuando he participado en uno de esos recuentos. En concreto, hace dos años contando las garzas que tienen su colonia en los Sotos de la Albolafia. En aquel censo promovido por la Asociación de Educación Ambiental El Bosque Animado se contabilizaron 114 martinetes, 10 garcetas comunes y 1516 garcillas bueyeras

El conteo lo realizamos al anochecer, y mientras las garcillas bueyeras se dirigían a la colonia, los martinetes (Nycticorax nycticorax) la abandonaba. Lo cual indica lo acertado de alguno de sus nombres: Nyticorax “Cuervo de noche” en alusión a su voz o garza de noite (gallego). De esta forma el Amiltxori (euzkera, por favor un chicarrón o chicarrona del norte que nos diga la etimología del vocablo) evita la competencia con otras especies de ardeidos dedicándose a la pesca durante el crepúsculo o la noche.

Es una suerte que en nuestra ciudad cuente con una colonia de martinetes, porque pocas veces este ave se deja ver bien visto; esto es fácil en los Sotos, y sorprende unos preciosos ojos color rubí, los penachos blancos de la cabeza, fundamentales en la comunicación intraespecífica; un potente pico capacitado para la capturar un cangrejo, una rana, una carpa o una rata gris; y, dependiendo de donde instale el nido, seguir su comportamiento reproductivo: incubación, cebas y el crecimiento de los pollos, con un plumaje muy diferente al adulto.

También aquí, en los Jardines del Alcázar, en las noches de julio durante la celebración del Festival de la Guitarra es posible escuchar los dos martinetes, al pájaro y el del cante forjado a golpe de martillo.

3 comentarios:

Xabi Garate dijo...

Saludos Diego:
Lo primero felicitaciones por la calidad del trabajo presentado en el blog.
No es fácil asegurar cual es la etimología de Amiltxori (Martinete en euskera). Puede que la raiz "Amil" tenga cierta relación con "Amildegi" (precipicio) que junto a "txori" podría significar algo así como "pájaro del borde" de extraña interpretación.
Lo que si te puedo facilitar es otor de los nombres con que se conoce en euskera a esta ave: "Gaukoartza" o "Gaukuartza". En este caso si coincide plenamente con los hábitos nocturnos de la especie, ya que está compuesto de "Gau" (noche) y "Koartza" (Garza). De manera que podría traducirse como Garza nocturna o Garza de la noche.
Espero haber satisfecho, al menos en parte, la duda y la curiosidad.

Un cordial saludo y ánimo para continuar con una labor tan meritoria.

Xabier Garate (Irun -Gipuzkoa-)

Diego Peinazo dijo...

Muchas gracias Xabi por tu comentario y los ánimos dados.

un abrazo

Rafael Blázquez dijo...

La silueta de este ave me provoca entre serenidad e inquietud. Serenidad, al verlo contemplar el devenir del río con su porte encorvado. Inquietud, porque su expresión me transmite algo así como "sé algo que vosotros habéis olvidado". Lindo pajarraco. Gracias Diego por mostrarlo.