> Río Vivo: Primillas

viernes, 22 de julio de 2011

Primillas


Los ríos multiplican la vida de un territorio, bien porque en ellos se instalan fauna y flora ligados a los medios fluviales bien porque atraen puntualmente a otras especies que calman su sed o su hambre aprovechando los abundantes recursos de este ecosistema. Así era frecuente que el cernícalo primilla (Falco naumanni) visitara las praderas que existían en los Sotos de la Albolafia en busca de saltamontes, libélulas, escarabajos o alguna lagartija. También se dejaban ver al anochecer persiguiendo y cazando pequeños murciélagos con los que satisfacían el hambre de los pollos de las colonias cercanas.
Desgraciadamente las primillas, como se conocen en Andalucía, fueron haciéndose más escasas: la desaparición del ganado que pastaba entre los dos puentes llevó parejo la sustitución de herbazales por arboledas; y, sobre todo, la alarmante disminución de la población europea a consecuencia del envenenamiento progresivo de las zonas cultivadas y la perdida de espacios donde nidificar.
Porque las primillas crían fundamentalmente en edificaciones, así tanto la Mezquita como el antiguo Palacio Episcopal contaban con potentes colonias, hoy desaparecidas por unas restauraciones que no tuvieron en cuenta a la especie. La vinculación entre este cernícalo y los antiguos edificios es tal que la Guía de Aves de Europa más reconocida ilustra la especie sobrevolando la Giralda.
Afortunadamente no desaparecieron los cernícalos primillas de la ciudad, es más todo apunta a una reciente recuperación de la especie, donde las reintroducciones y el reforzamiento de las colonias protagonizadas por SEO-Córdoba o el GREFA están teniendo un papel crucial.
En concreto las imágenes de este artículo están tomadas del hacking que tiene el GREFA en las inmediaciones del Palacio de Orive. Los cernícalos primillas al igual que otras rapaces tienen tendencia a la filopatría, lo que significa un instinto a volver a aquellos lugares que las vieron nacer. Básicamente este método consiste en llevar a los pollos antes de que echen a volar a aquellos zonas donde se quieren introducir y se alimenta artificialmente hasta que consiguen independizarse.
La mayoría de las primillas pasan el invierno en África, sustituyendo el Guadalquivir y la campiña por el río Saloum y la sabana. Sabemos, por las anillas que identifican cada ejemplar, que este año un tercio de los ejemplares que fueron liberados en 2010 regresaron de su aventura africana, lo que, según las personas responsables del proyecto, no está nada mal.

4 comentarios:

elcamperoinquieto.com dijo...

Tiene que ser una gozada tener esa rapaz tan a amano en una ciudad.Se ve que se hace buena labor en la colocacion de buenas cajas nido y huecos para asentar colonias!
Saludos.

Diego Peinazo dijo...

he visitado tu blog y he visto la labor tan chula que hacés por por Iruña, especialmente con los murciélagos un grupo de animales que van desapareciendo sin que estemos haciendo lo suficiente. Saludos

José Luis Sáez Sáez dijo...

Por si fuera interesante o útil para ti o para los segfuidores de tu estupenda web, he publicado el siguiente blog:
http://plantararboles.blogspot.com
Se trata de una guía breve y práctica para que los amantes del campo y la montaña podamos sembrar/plantar árboles, casi sobre la marcha, aprovechando las semillas que nos dan los árboles de la región y, en algunos casos, los esquejes que de ellos podemos hacer.

Salud,
José Luis Sáez Sáez

manuel jesus marmol dijo...

Estupenda labor de recuperación. Me alegro de que los primillas vuelvan a sobrevolar La Albolafia, lugar del que jamás tendrían que haberse ido. Gracias a la SEO y al GREFA.