> Río Vivo

jueves, 14 de marzo de 2019

Espátula era una espátula



Ni garceta común, ni garza real, es una espátula (Platalea leucorodia), un ave que debe su nombre a la forma de su pico. Se alimenta es barriendo el fondo de la aguas con el movimiento de un parabrisas hasta que se encuentran con algún animalillo que le sirva de dieta, en este caso un cangrejo de río americano.

Desde luego que el concurso no ha sido para volvernos locos de participación, 10 participantes. de los cuales cuatro han señalado la respuesta correcta. Después de sortear el libro entre los acertantes el premio hubiera correspondido a mi hermano, lo cual hubiera sido un tongazo, por lo que he pasado al siguiente en el lista, Fran Vázquez. Enhorabuena.

La foto de la entrada la realizó Juan Manuel Sánchez, autor principal del libro, en el embarcadero de la Ribera. La espátula es un visitante ocasional en el tramo urbano del Guadalquivir.

martes, 29 de enero de 2019

Concurso. Adivina el animal o la planta



No, no me he comido mucho la cabeza en el título del concurso. Barajé nombres como "Animalillos y planticas del río", "Jartá de bichos y yerbas", ¿Quién sabe quién soy yo?, pero al final he optado por lo fácil y clásico: "Adivina el animal o la planta". Tampoco me he quebrado la cabeza en el premio, una magnífica Guía de las Aves del Guadalquivir a su paso por Córdoba, firmada por sus autores, ¡Regalazo!

De aquí a junio subiré cada mes algunas fotitos de la fauna y flora que podemos ver en el río. Lo voy poner facilito para que cualquier hijo o hija de vecina pueda acertarlo. Lo ideal el nombre científico, aunque también admitiremos el nombre vernáculo. En caso de empate entre los que más animales y plantas haya acertado, se optará por los que se han currado el nombre científico y el sorteo.

Los participantes solo tendrá que rellenar el nombre del animal, su nombre (se publicará) y su email (que no se publicará), prometo borrar los correos y nombres una vez que acabe el concurso, tampoco se lo pasaré a nadie, ni se los venderé. Otra cosa es lo que haga gmail y yo no me entere.


domingo, 16 de diciembre de 2018

El llanto del saltamontes




Un cigarroncito llorón posado en una enea estridulaba con sus patitas, su lastimero canto parecía tararear aquel temazo de Los Roberts El saltamontes:

"Si yo soy infeliz a nadie le importa, siempre estuve solo como un saltamontes y aunque no los sea pienso que lo soy, ey, ey , por el mundo voy, ey, ey, sin ningún amigo, ey, busco compañía, ey, y no la consigo, por eso estoy muy triste, ya no puedo más. Por eso es muy triste, ya no puedo mas, nadie me ayudó, no, no, no..."

El Tropidopola cylindrica que no aguantaba la risa se escondió en un carrizo, a sabiendas que no hay nada más peligroso que un suplicante de cariño en vísperas de Navidad. Algo parecido hicieron los tetrigidos teniendo en cuenta, además, que su pequeño tamaño y su condición de saltamontes terrestres los dejaba en desventaba ante el plorans. Sin embargo el Truxalis permanecía impertérrito a los fastidiosos sollozos, como si un insecto palo se tratara.

El contraste lo ponía la parejita de Pezotettix que con su comportamiento libidinoso ponían un contrapunto a modo de canon per motum contrarium.

"Ah, ah, ah, ah, ey. Ella me ayudó, ahora no estoy solo, vuelvo a se feliz, más que en otros tiempos, como un saltamontes ahora ya no soy, ahora ya no soy, ahora ya no soy, no no..."

Os dejo el enlace del temazo antes que por orden del artículo 13 desaparezca del youtube.


 Foto de la entrada: Eyprepocnemis plorans, saltamontes llorón.

Tropidopola cylindrica


Paratettix meridionalis

Tetrix undulata. Foto Juan Manuel Sánchez

Truxalis nasuta


Pezotettix giornae. Foto de Ginés Rodriguez


domingo, 4 de noviembre de 2018

Ocultos






A pocos kilómetros del ciudad, en una pequeña laguna me encontré con una sorpresita esta primavera. Grabé muchos minutos donde se ocultó el animalito que alegró la mañana, el mismo día cuando repasé los vídeos en casa no encontré ni rastro del susodicho. Hoy al cabo de los meses he vuelto a repasar las imágenes y... ¡Sorpresa!.. por partida doble...

A ver quiénes los encuentran.

Pues no, no es fácil encontrar al avetorillo (Ixobrychus minutus), en primer plano, y al avetoro (Botaurus stellaris), en segundo, dos expertos del escondite y que rara vez se pueden ver juntos. Aquí hago un zoom en la parte izquierda. El avetorillo permanece inmóvil mientras que el avetoro estira el cuello para luego esconderlo rápidamente.