> Río Vivo

martes, 21 de mayo de 2019

Valoración de las actuaciones en el río durante la legislatura




Pocos días quedan para que el gobierno del Ayuntamiento de Córdoba finalice su mandato, en breve lo hará el Gobierno Central y no hace mucho que lo hizo la Junta de Andalucía. Motivo suficiente para realizar una valoración de lo que ha supuesto estos cuatro años en la gestión del río a su paso por nuestra ciudad.

Como parte positiva, y creo que no se ha valorado lo suficiente, es que el Ayuntamiento, a través de SADECO, ha incluido las márgenes del río como espacios que limpiar periódicamente. Zonas como la que linda con la Acera de San Julián que acumulaban residuos desde hace muchos años hoy, afortunadamente, presenta un aspecto bien diferente. Desgraciadamente, y a pesar de este esfuerzo municipal, no está lo limpio que desearíamos, una minoría de las miles de personas que transitamos el río a diario se comportan como energúmenos con lo público y el medio ambiente. Desde luego que ha sido muy satisfactorio la fluidez en la comunicación sobre este tema tanto con los responsables de SADECO.

Y, sin embargo, hay otros aspectos en los que se ha avanzado muy poco y otros nuevos problemas que se han generado.

El tema de la gestión de la vegetación es una tarea pendiente, en los Sotos de la Albolafia la responsabilidad recae especialmente en la Junta de Andalucía, en esta zona solo se llevaron actuaciones de eliminación de pastizal seco del paseo que hay junto a la muralla de Fray Albino durante los veranos de 2015 y 2016 por personal contratado en planes de empleo. En el resto de la zona urbana Ayuntamiento de Córdoba y Confederación Hidrográfica se tiran la pelota uno a otro. Desgraciadamente no ha sido posible la firma de un convenio que ha sido anunciado por todos los gobiernos municipales pero que nunca se ha llegado a concretar. El que escribe, hoy le da la razón a la Confederación al considerar que es el Ayuntamiento la administración responsable del mantenimiento y cuidado de las zonas fluviales que atraviesan los espacios urbanos, la Confederación es la encargada de las inversiones y los criterios con los que deben de ejecutarse, por tanto la gestión de la vegetación es una tarea que más pronto que tarde deberá asumir el Ayuntamiento de Córdoba. Con todo al Confederación ha intervenido en la Isla de las Estatuas (2017 y 2018) y en los alrededores del Molino de Martos y Balcón del Guadalquivir, ambas intervenciones las considero muy adecuadas.

Se ha empeorado. y en esta legislatura nada se ha hecho, en la gestión de los vertidos de residuos sólidos a través de los aliviaderos que hay en el Balcón del Guadalquivir, ronda de Isasa y avenida del Corregidor. Los colectores está vertiendo a toneladas de residuos sólidos, especialmente toallitas. El año que viene el Ayuntamiento podrá ser multado de no poner remedio a esta situación, es por tanto una tarea urgente para el nuevo/a presidente de EMACSA.

Y, por último, ha crecido la presión debida al ocio nocturno en el paseo de la Ribera y la ronda de Isasa, desgraciadamente los gobiernos municipales no han sido capaces de poner solución a este incipiente problema, incluso la programación de eventos en este espacio ha contribuido a aumentarlo. El ruido nocturno amenaza con saltar a otras zonas de la ciudad como es el distrito Sur.

Ahí están los resultados de estos cuatro años y los retos para la ciudadanía y quienes nos gobiernen para en los próximos años.

sábado, 27 de abril de 2019

¡Ay, escarabajito!




¡Ay!. Pues guarda para cuando no haya. Jueguecito de palabras con el que nuestras queridas madres, zapatilla en mano, nos ilustraban la diferencia entre la interjección y el verbo auxiliar.

¡Ay!, gritaría si pudiera el pobre escarabajo ensartado en la espina de la parkinsonia. Mientras tanto, el alcaudón común halla otro Silpha puncticollis, lo captura y lo clava no vaya a ser que futuros frentes fríos interrumpa la primavera y no haya insecto que llevarse a la boca.

jueves, 14 de marzo de 2019

Espátula era una espátula



Ni garceta común, ni garza real, es una espátula (Platalea leucorodia), un ave que debe su nombre a la forma de su pico. Se alimenta es barriendo el fondo de la aguas con el movimiento de un parabrisas hasta que se encuentran con algún animalillo que le sirva de dieta, en este caso un cangrejo de río americano.

Desde luego que el concurso no ha sido para volvernos locos de participación, 10 participantes. de los cuales cuatro han señalado la respuesta correcta. Después de sortear el libro entre los acertantes el premio hubiera correspondido a mi hermano, lo cual hubiera sido un tongazo, por lo que he pasado al siguiente en el lista, Fran Vázquez. Enhorabuena.

La foto de la entrada la realizó Juan Manuel Sánchez, autor principal del libro, en el embarcadero de la Ribera. La espátula es un visitante ocasional en el tramo urbano del Guadalquivir.

martes, 29 de enero de 2019

Concurso. Adivina el animal o la planta



No, no me he comido mucho la cabeza en el título del concurso. Barajé nombres como "Animalillos y planticas del río", "Jartá de bichos y yerbas", ¿Quién sabe quién soy yo?, pero al final he optado por lo fácil y clásico: "Adivina el animal o la planta". Tampoco me he quebrado la cabeza en el premio, una magnífica Guía de las Aves del Guadalquivir a su paso por Córdoba, firmada por sus autores, ¡Regalazo!

De aquí a junio subiré cada mes algunas fotitos de la fauna y flora que podemos ver en el río. Lo voy poner facilito para que cualquier hijo o hija de vecina pueda acertarlo. Lo ideal el nombre científico, aunque también admitiremos el nombre vernáculo. En caso de empate entre los que más animales y plantas haya acertado, se optará por los que se han currado el nombre científico y el sorteo.

Los participantes solo tendrá que rellenar el nombre del animal, su nombre (se publicará) y su email (que no se publicará), prometo borrar los correos y nombres una vez que acabe el concurso, tampoco se lo pasaré a nadie, ni se los venderé. Otra cosa es lo que haga gmail y yo no me entere.